© 2019 Translate 2 Travel

  • Facebook Social Icon
  • gmail logo cuadrado
  • ctpcba logo
  • linkedinSEO1
  • proz.com logo cuadrado en jpg

+54.9.11.5606-9020

Cómo guardar recuerdos, una manera de seguir de viaje

31/03/2016

Te vas de viaje. Todo te parece hermoso y en tus bolsillos, mochila o cartera vas guardando los pequeños tesoros que te harán recordar este lugar: el boleto del bus o del subte, moneditas, la entrada a un boliche o a un palacio (a veces es lo mismo, puede haber príncipes y princesas en ambos), un saquito de azúcar, la pluma de un ave que encontraste tirada o un puñado de arena de la playa. ¿Qué hacer con todo eso después?

 

Claro, nada es mágico. No se hace solo e implica un poco de tiempo al volver. 

Pero vale la pena.

 

Y lo vale porque es como estirar un poco más el viaje.

Mientras lo hacés, vas rememorando y es como si siguieras ahí... con tu corazón, con tu mente.

Y, encima, es divertido.

 

Es importante dedicarse a esto apenas uno vuelve, cuando los recuerdos todavía están frescos.

 

Se puede hacer una carpeta, del tamaño que te venga bien, y comprar algunas hojas tipo canson que son más gruesitas que las comunes. Las hay también de colores, como los blocks que traen varias hojas de cada color, que pueden ir alternándose. Podés dedicar una o más hojas a cada lugar, y luego ponerlas en el orden en que visitaste los lugares.

 

Y ahí, dejar volar la imaginación. 

 

Esta técnica en inglés se llama "scrapbooking" y es un paso más allá del tradicional álbum de fotos. Además de las fotos, que desde ya podés imprimirlas en distintos tamaños, recortarlas y pegarlas de la manera que se te ocurra, podés combinar todas esas cositas que trajiste y agregar al lado comentarios, colocar qué día estuviste en ese sitio, con quién estabas, en qué circunstancias, cómo era el clima, si viste algo que te llamó la atención, si comiste algo especialmente delicioso, lo que sentiste... Tal vez agregar alguna anécdota, un dato interesante, un saludo o frase típica del lugar (con su traducción, claro... recuerdo "Karibu", que es "Bienvenidos" en suahili, por ejemplo), algo que alguien dijo y te hizo reflexionar o reir o soñar, un pensamiento que pasó por tu mente y que, si no lo registrás, dentro de 15 años quizás ni te acuerdes.

 

Aquí te dejo un ejemplo que encontré navegando por Pinterest, pero puede haber tantos como personas (y viajes) existan. Como ves, se combinan distintos tipos de letras, a veces se usan diversos tipos de papel (a mí me gusta usar los mapas que están atrás de todo en las revistas de abordo), cintas, lentejuelas, caracolitos, moños... 

 

Y puede ser que en un día de lluvia (literal o no), volver a ver esos recuerditos traigan una brisa, una sensación, un aroma que te ilumine el alma.

 

 

 

Please reload