© 2019 Translate 2 Travel

  • Facebook Social Icon
  • gmail logo cuadrado
  • ctpcba logo
  • linkedinSEO1
  • proz.com logo cuadrado en jpg

+54.9.11.5606-9020

Sobre nadar con delfines, montar elefantes o acariciar koalas y el respeto a los animales durante nuestros viajes

17/03/2016

Hace poco tiempo vimos cómo unas "personas" incalificables sacaron del agua a un delfín bebé en Santa Teresita solo para sacarse una autofoto ("selfie"). Se lo pasaban de mano en mano, como si fuera un juguete, y después... lo dejaron tirado ahí, como si fuera una cosa, un salvavidas con forma de delfín que se pinchó, no sé... No entiendo qué pasa por la mente de esa gente.

 

Ese fue un ejemplo muy burdo, MUY flagrante y evidente de abuso hacia los animales. 

Pero hay otros más sutiles y a veces uno se presta a esas actividades sin saber lo que hay detrás.

 

Porque ¿quién no se siente tentado de acariciar a un koala en Australia, montar un elefante en la India o nadar al lado de un delfín en México teniendo la oportunidad? Y confieso que he hecho todas esas cosas - porque desconocía el sufrimiento y el abuso que había atrás de eso.

 

Pero desde que lo supe, decidí evitar ese tipo de actividades... o me convertiría en cómplice.

 

Esos animales fueron capturados (sacados violentamente de su hábitat natural, de sus manadas o grupos gregarios - y muchas veces, para lograrlo matan a sus madres u otros individuos que intentan defenderlos -) y seguramente fueron drogados o expuestos a castigos horribles para quebrantar su espíritu y su instinto hasta que se volvieran sumisos a la voluntad del hombre. Solo así esos animales podían prestarse a espectáculos, a ser acariciados, a ser montados o a interactuar con el ser humano.

 

¿Qué podemos hacer?

 

1) Informarnos: investigar los lugares que visitamos. Si ofrecen encuentros con animales, ¿cómo son tratados y de dónde provienen?

 

No vayas a oceanarios o espectáculos con orcas, delfines u otros animales acuáticos. Para que aprendan sus trucos son sometidos, muchas veces, a tratos crueles.

 

Si vas a las cataratas del Iguazú, no hagas vuelos en helicóptero: con su ruido espantan y molestan a la fauna local y hacen que muchas aves migren. Por eso están prohibidos en el lado argentino.

 

No te prendas en esa de montar o sacarte una foto con un gran felino (león, guepardo, cheeta, leopardo, yaguar, etc.) koalas, lagartos u otro animal: a veces les sacan los dientes, les arrancan las uñas, los drogan para hacerlos "inofensivos" para el ser humano. 

 

No vayas a circos que usen animales: para que los osos aprendan a "bailar", los hacen caminar sobre brasas ardientes. ¿Te parece que eso es bailar? Para que los monos hagan piruetas, los castigan con latigazos, al igual que a los leones que hacen pasar por aros de fuego (en alguno de los intentos se habrán quemado, ¿no te parece?) Andá a circos o espectáculos en donde se demuestre la destreza, la habilidad y la plasticidad humana, en donde se vea las cosas bellas que una persona puede hacer con entrenamiento, disciplina y pasión, como el Cirque du Soleil, Fuerza Bruta y tantos otros.

 

No vayas a zoológicos: son cárceles de animales. Animales que son capturados y confinados solo por ser un individuo de una especie determinada, separados de otros de su especie, viviendo una vida de soledad, muchas veces mal alimentados. ¿Sabés que el confinamiento les produce una enfermedad que se llama zoocosis? La zoocosis es un comportamiento anormal y auto-destructivo, por ejemplo pasearse nervioso, muchas veces por un mismo sendero, balancearse y automutilarse (arrancarse el pelaje, morderse). Leé más sobre la zoocosis haciendo clic aquí

 

No vayas a carreras de galgos, peleas de perros (pitbulls u otros), riñas de gallos, corridas de toros y otras exhibiciones crueles. Recordá que la cultura NO ES una excusa para el maltrato y la crueldad. Las personas inescrupulosas, que no quieren trabajar ellos, quieren ganar plata fácil haciendo "trabajar" a los animales. Para lograrlo, exacerban alguna característica innata de los animales (eso nos incluye a los humanos) como correr, pelear o enojarnos. ¿Cómo? Con drogas, con castigos físicos, poniéndoles espolones de metal a los gallos, azuzando a los toros con un color que los provoca... Eso NO ES DIVERTIDO. 

 

2) Pensar antes de comprar: ojo con los souvenirs y la indumentaria. Si comprás algo que tiene partes de animales podés estar, sin quererlo, fomentando la caza y la demanda del comercio ilegal de vida silvestre. Es muy común ver vestimentas con pieles o cueros en venta. Estando en África vi un tacho de basura que era la pata (el pie, mejor dicho) de un elefante. Repugnante, vomitivo. ¿Quién puede llevarse algo así a su casa? Pero si hay personas que cazan por placer y a quienes les gusta poner la cabeza de un animal indefenso (que de las balas no puede defenderse, porque los muy cobardes no luchan cuerpo a cuerpo y de igual a igual) en su sala de estar, seguramente habrá algún sádico a quien le guste tener por cesto de residuos el pie de un elefante.

 

 

¿Se puede tener encuentros con los animales que no los perjudiquen?

 

¡Por supuesto que sí!

 

Hay safaris fotográficos que respetan al animal en su medio ambiente y van por senderos habilitados. Los ves a una distancia prudencial y, mientras no te bajes del vehículo, estás completamente seguro porque ellos no te ven como una presa. Ahora, si te bajás, sos uno más y corrés peligro. 

 

Hay refugios que rescatan silvestres, los curan y luego los devuelven a la naturaleza. Lamentablemente, en algunos casos eso no es posible porque el daño que el ser humano le ha infligido al animal no le permitiría sobrevivir en su propio hábitat, por ejemplo cuando un cazador le ha disparado en el ala a un ave y eso le impide volar y defenderse de sus predadores naturales. En ese caso, los mismos refugios tienen un espacio muy cuidado en donde esos individuos permanecen para fines educativos y pueden ser visitados. Esta función de concientización es muy importante. Dos de los que yo he visitado son Güirá Oga, cerca de las cataratas del Iguazú, en donde se rescata y protege fauna autóctona de la región, y The David Sheldrick Wildlife Trust (refugio de elefantes) en Kenia. Ambos llevan a cabo una obra maravillosa digna de ser conocida y apoyada.

 

 

Descargá tu GUÍA PARA SER AMIGABLE CON LOS ANIMALES DURANTE LAS VACACIONES haciendo clic aquí.

 

Click here to download your GUIDE TO BEING ANIMAL FRIENDLY ON HOLIDAY.

 

 

NO SEAMOS CÓMPLICES DEL MALTRATO Y LA MUERTE.

¡DIFUNDAMOS Y PRACTIQUEMOS EL RESPETO A LA VIDA!

¡Sí al turismo responsable!

 

 

 

 

 

Please reload