© 2019 Translate 2 Travel

  • Facebook Social Icon
  • gmail logo cuadrado
  • ctpcba logo
  • linkedinSEO1
  • proz.com logo cuadrado en jpg

+54.9.11.5606-9020

Comienzan las clases... ¡al recreoooo!

02/03/2017

 

En el hemisferio Sur comienzan las clases en breve y, además de pensar en estudiar, en útiles escolares y en horarios de asignaturas, recordamos muy bien que lo que más nos gustaba de la escuela era ¡JUGAR CON NUESTROS AMIGOS EN EL RECREO!

 

El recreo y todos aquellos juegos que nos encantaban de chicos.

 

 

Hay juegos que son muy típicos de determinados países y que tienen que ver con su tradición. Por ejemplo, en Argentina tenemos el dinenti (conocido como tinenti, payana, payanca, payaya) cuyo origen es wichí: los niños de esa comunidad lo practicaban con carozos o semillas y le llamaban “kapichua”.

 

 

 

Pero hay juegos que los niños juegan en casi todo el mundo: la escondida, la mancha, la ronda, el poliladron… En algunos casos, los juegos no son idénticos sino que tienen una mecánica similar pero presentar variantes (por ejemplo, el “huevo podrido” tiene cierto parecido con “Duck, Duck, Goose” y nuestro “Martín Pescador” es muy similar al “Oranges or Lemons” inglés).

 

 

 

 

¿Tenés idea de cuáles son

los juegos más populares entre los niños de habla hispana y de habla inglesa?

 

En el cuadro que verás debajo hice una compilación de esos juegos. Como los nombres cambian según el país o la región, puede ser que vos lo conozcas por otro nombre (por ejemplo, "rango y mida" también se llama "Cachurra montó a su burra").

 

 

 

 

 

 

¿Cuál era tu juego preferido cuando eras chico?

 

 

A mí me gustaba el “CIGARRILLO 43”.

 

 

 

El nombre de este juego venía de una antigua marca de cigarrillos.

 

 

 

El juego consistía en que todos los participantes estaban contra una pared y, en la pared contraria, un chico estaba de espaldas como cuando se juega a las escondidas. Ese chico decía en voz alta: “1, 2, 3, CIGARRILLO 43” mientras los demás avanzaban hacia él con pasos enormes… pero al terminar de decir “43” ese niño se daba vuelta y todos los que venían avanzando debían quedarse congelados. El que se movía, ¡perdía!

 

 

 

 

 

Please reload